Biblioteca

Nuevos Enfoques para Cerrar la Brecha Fiscal

El desarrollo económico mundial se ha visto impulsado durante mucho tiempo por la producción y el consumo masivos de materias primas (para alimentos, energía, vivienda y todas las comodidades de la civilización moderna). Incluso cuando la población humana se cuadruplicó en los últimos 100 años, los mercados mundiales de materias primas mantuvieron al mundo bien abastecido y apoyaron la reducción de la pobreza y la mejora del nivel de vida. En medio de las crisis superpuestas de los dos últimos años y de la transición en curso hacia una menor intensidad de carbono, los mercados de productos básicos se están remodelando. COVID-19 puso de relieve la volatilidad de estos mercados: las crisis mundiales pueden hacer subir o bajar los precios de forma brusca y repentina, con consecuencias desestabilizadoras para las economías en desarrollo. La guerra de Ucrania ha hecho que la seguridad de la energía y de las cadenas de suministro se convierta en un objetivo más destacado, aunque conlleve costes más elevados. Los esfuerzos por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero están desplazando la demanda de combustibles fósiles, al tiempo que aumentan la demanda de los metales y materiales necesarios para construir infraestructuras solares y eólicas y almacenar baterías. La repentina interrupción de los mercados de gas natural, que a menudo han proporcionado la carga base de electricidad durante los picos de demanda, trajo nuevas preocupaciones sobre la estabilidad de la red, la capacidad de la red cuando se añaden energías renovables intermitentes, y un retorno global a la generación de electricidad con carbón y diesel.

 

Este libro ofrece un análisis exhaustivo de los principales mercados de materias primas y analiza cómo los cambios en estos mercados afectan a las economías de los países en desarrollo. En las próximas tres décadas, es probable que el crecimiento de la demanda mundial de productos básicos se desacelere a medida que se ralentice el crecimiento de la población, con muchas economías en desarrollo madurando y cambiando su combinación de demanda más hacia el consumo y los servicios. Es probable que la transición energética suponga un gran impulso para las economías productoras de metales, ya que las tecnologías relacionadas con las energías renovables tienden a ser más intensivas en metales.

Categories: Lecturas Recomendadas
Author: BIRF-AIF